Noticias

“En la guerra nunca hay demasiada esperanza, pero estás obligado a sentirla por alguna razón”

Entrevista a Lorenzo Meloni, autor de la exposición “La caída del califato”

¿Cuáles son las peculiaridades de esta guerra de múltiples caras contra el Estado Islámico (EI)?

La peculiaridad de esta guerra es que en ella están involucrados muchos países occidentales y de Oriente Medio que han formado alianzas con grupos insurgentes, los mismos grupos que a veces son tildados y reconocidos como terroristas. Y juntos luchan contra una organización terrorista denominada Estado Islámico, que nació también gracias a políticas aplicadas en la zona por esos mismos países durante el siglo pasado: colonialismo, regímenes (totalitarios), guerras como la de Afganistán entre la URSS y EEUU, la invasión de Iraq o la guerra civil en Siria.

¿Es la guerra la razón más importante por la que la gente abandona su hogar? ¿Con qué consecuencias?

Si hablamos de Kobane, Sirte, Palmira y Mosul, por supuesto la guerra es la razón por la que abandonan sus hogares y ciudades. Imagina tener solo unos minutos para recoger los enseres más valiosos de tu vida, cosas que pueden tener valor económico y/o emocional u otros objetos que te ayudarán a sobrevivir, y tener que colocarlos en una pequeña bolsa.

Imagina tener que cruzar una carretera corriendo bajo el fuego de un francotirador, acarreando tu maleta y puede que también a tus hijos, llorando. Si sobrevives, lo más probable es que llegues a un lugar controlado por EI, donde tendrás que explicar por qué escapas hacia su enemigo, y por lo tanto, por qué estás eligiendo morir como “infiel” en lugar de unirte a la “santidad del martirio”. Uno de los objetos más valiosos que has metido en la maleta puede que te ayude a pasar el trance.
Si te las arreglas para llegar al otro lado, habrá otra nueva carretera que cruzar bajo el fuego de otro francotirador, que te llevará de nuevo a un punto de control de EI. Aquí serás interrogado, puede que acusado de algo que nunca hiciste y seguramente deportado a un campo de identificación de personas desplazadas. Una vez allí, si tienes suficiente suerte como para contar con una oenegé cerca, probablemente recibirás comida y agua cada día. Olvídate de un baño decente y una ducha, por no hablar de calefacción. Lo más seguro es que tengas que quedarte en una pequeña tienda de campaña junto a tu numerosa familia hasta que tu ciudad sea declarada “liberada”.

En este punto, la idea de volver a tu propia casa parece una bendición. Pero entonces descubrirás que tu casa ha sido destruida por un avión de las tropas de un país, que llegó al tuyo para restablecer la justicia. Tus hijos crecerán probablemente sin una educación adecuada y con un profundo sentimiento de venganza, sin saber exactamente hacia qué o quién. Puede que también, por necesidades de dinero, acepten con facilidad unirse a algún grupo que luche por alguna causa, quizá el mismo grupo del que estabas escapando y que ahora se llama de otra manera. Y así el ciclo comienza de nuevo. Pero “gracias a Dios” tienes que estar feliz porque sobreviviste.
Estas son más o menos las consecuencias, “si Dios quiere”.

La guerra provoca también que algo se mueva en el interior de las personas. ¿Cómo te ha afectado cubrir esta guerra personal y profesionalmente?

Es exasperante porque en la guerra nunca hay demasiada esperanza, pero estás constantemente obligado a sentirla por alguna razón. Las situaciones son siempre las mismas, siguen los mismos patrones, repitiéndose constantemente y dejándote sentimientos de impotencia, como ser humano y como fotógrafo, sobre porque la solución siempre parece fuera del alcance.

¿Cuál sería en tu opinión la estrategia para terminar con esta guerra?

Se puede ganar un conflicto armado pero no se puede ganar tan fácilmente una ideología, así que es verdaderamente complicado planear una estrategia real. Europa y sus ideologías como el fascismo, el nazismo o el comunismo, son el ejemplo perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *