Noticias

Entrevista a Heba Khamis: El planchado de senos, una práctica que protege a las niñas en Camerún

¿Qué es el planchado de senos?

El planchado de senos es una práctica extendida en Camerún, las madres planchan los pechos de sus hijas para tratar de que no les crezcan y protegerlas así de matrimonios en la adolescencia, violencia sexual o violaciones. A su vez existe la creencia de que los pechos pequeños son más bonitos.

¿De qué manera descubriste la práctica del planchado de senos?

Después de un voluntariado en Uganda no sabía muy bien que hacer. Estaba buscando algún proyecto al que documentar. Al navegar en redes y en internet encontré un artículo sobre la práctica con fecha de octubre 2016. Me llamo mucho la atención. Empecé a investigar y me di cuenta que no existía ningún reportaje fotográfico sobre el tema.

A pesar de ser muy antigua, esta práctica se mantuvo en secreto hasta el 2006 en el que se descubrió por primera vez.

En el 2008 aparecen las primeras cifras según las cuales el 25% de las jóvenes se enfrentan a esta práctica.

¿Por qué te interesó?

Cuando empecé a investigar solo encontré documentación escrita, así que vi que podía haber un tema interesante a tratar. Es un tema difícil porque es una práctica secreta y se esconde, a su vez existe una ley que pena con cárcel esta práctica

Inicié el proyecto con la intención de denunciar, pero a la vez sentía mucha curiosidad por la práctica, en el desarrollo del proyecto me di cuenta de que nadie hablaba de amor en el contexto de esta práctica cuando se trata de un ingrediente fundamental para entenderla.

¿En qué se relaciona este proyecto con el Amor?

Este es un proyecto sobre maternidad, amor y vínculo.

Hay que pensar en la realidad de estas mujeres, que viven en el campo y muchas veces necesitan hacer kilómetros en entornos solitarios. Si entendemos su realidad sin estigmas y etiquetas veremos que hay un acto de protección y amor.

De hecho existen muchas niñas que piden a sus madres recibir el planchado de senos.

¿Son prácticas legales?

No existe una ley específica sobre esta práctica.

A finales de 2016 se firmó una ley en contra de la violencia de género, dentro de lo cual está incluido el planchado de pechos. Según esta ley si se descubre una madre haciendo la práctica irá a la cárcel. La primera dama de Camerún está totalmente en contra de la práctica y lleva una campaña.

Los libros de biología en las escuelas también hablan de esta práctica como algo negativo.

En general en las ciudades nadie lo práctica, es en los pueblos, en el campo donde se práctica de forma más activa. Sobre todo porque hay muchas zonas desprotegidas donde es difícil controlar lo que pasa.

¿Existe una motivación más allá de documentar la práctica?

Con este proyecto quiero ofrecer una reflexión vinculada al juicio de valores que hacemos si miramos  a través de un filtro occidental. Dejar de juzgar e intentar entender.

Mientras más avanzo en este proyecto, más entiendo por qué las mujeres lo hacen. Al mirar con más empatía esta práctica descubres amor, protección, madres que se preocupan y cuidan de sus hijas como emoción básica del ser humano.

Con este proyecto quiero generar un puente entre culturas que invite a huir del juicio fácil ya que el contexto en el que viven estas mujeres es seguramente diferente al del posible espectador: la práctica de planchado de senos las protege de una realidad externa sobre la que no tienen ningún control.

¿Cómo te afectó personalmente el tema?

En el momento de realizar el reportaje mantienes la cabeza fría. Es después que me he sentido afectada. Empecé a pensar en mis propios pechos y cuerpo de otra manera. Incluso me he llegado a replantear la relación con mi cuerpo y con mi madre.

He visto cosas extremas durante este proyecto. Madres que protegen a sus hijas dañándolas. He descubierto que se puede hacer cosas por el bien de otro, que duelen, sin mala intención.

 

Si quieres saber más sobre la exposición “Belleza prohibida” puedes venir a nuestras visitas guiadas lo sábados en Centre Cívic Pati Llimona. Reserva tu plaza aquí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *